lunes, abril 03, 2006

Reflexión metodológica (I)

Hine (2005) habla de que muchos de los investigadores (más o menos) de mi generación, comenzaron a estudiar al Internet por la facilidad que representaba elaborar estudios en un “medio familiar” pero sobre todo por la reducción de costos que implicaba un estudio de este tipo. Es interesante porque yo estoy comenzando con mi tesis y supongo que hace algunos años escribir un trabajo como éste hubiera requerido mucho más tiempo, recursos y desplazamientos. En realidad la mayoría de lo escrito y descrito en ella se gesta en un pequeño cuarto de Madrid con un ordenador portátil (más bien modesto) y una conexión ADSL. Utilizando desde la Wikipedia y Google Schoolar hasta los blogs personales de algunos autores (Los dos que tengo de links son básicos para mi), pasando, por supuesto, por el correo electrónico (que ya es tan parte de lo cotidiano que es difícil recordar un tiempo sin él). Pero además, mucho del trabajo realizado con mi asesor de tesis y con todas las personas que colaboraron en ella de alguna forma, se gesta en línea y con herramientas como la mensajería instantánea, Writely, un blog (este que inicio) y alguno que otro truquito más.
Tengo acceso a las bibliotecas de la Universidad Complutense de Madrid y de la Universidad de Toronto, en ambas, con mis tarjetas de biblioteca, puedo leer, imprimir, grabar o simplemente revisar más de diez mil publicaciones a texto completo. Y sinceramente esto no es ninguna gracia, cualquier universidad mediana tiene implementados sistemas parecidos.
Ahora bien, la reflexión va por otro lado.....Esta velocidad, esta disponibilidad, este acceso ¿nos hará mejores investigadores?