sábado, mayo 06, 2006

Google: las trampas de la historia (para Ana)

Si no apareces en Google porque has estado en un pequeño pueblo donde hay problemas más importantes que "aparecer" o "ser", por ejemplo cuestiones de vida o muerte (literalmente), la pregunta desde el punto de vista humano y moral es: ¿Y? Ahora bien, fíjate lo interesante de este asunto, en cuanto escriba tu nombre entero aquí: ANA ISABEL MONTOYA SALDARRIAGA, tendrás más posibilidades de aparecer en Google (pruébalo, pon tu nombre completo entre comillas y búscate a ver si resulta). Lo que me lleva a una reflexión conectada con la anterior y que es la que mencionaba Nettizen en su comentario: ¿Somos alguien en la medida en que otros nos reconocen? (traduzco: existimos en Google porque nos enlazan: ¿Qué, cómo, dónde y por qué ocurre esto?). Bienvenida a Google ;)

P.D. Aunque no apareciera en la búsqueda, aquí estás y estarás siempre en esta "historia"