miércoles, junio 14, 2006

Reflexiones de un tesista

Ante las severas e incisivas críticas lanzadas contra este humilde blog (llegando incluso al inefablemente triste momento en el que ha sido llamado "enchilada", recordándome de esta manera el genérico-peyorativo que utilizan los "gringos" con los mexicanos llamándolos "beaners"), he decidido no escribir nada a menos que sea enteramente académico (por lo tanto desapareceré como autor). Aunque esto me lleva a preguntarme si un proceso de formación doctoral no implica también la "erosión" de una identidad que no sea justamente la tradicionalmente académica (¿Qué diría Merton de esto?), ¿Un doctorando puede hablar de fútbol o tiene que usar sólo palabras rimbombantes y parecer un iniciado? ¿Un doctorando puede salir de cañas y hacer el tonto o tiene que beber sólo vino tinto y pensar en el posthumanismo y sus consecuencias epistemológicas? ¿Un doctorando puede tener fantasías múltiples o tiene que tener su cabeza puesta sólo en libros, apuntes y mapas cognitivos? En fin, en pocas palabras intentaré ser menos "yo" y más "sólo una parte de mi" (una que me encanta claro está). Por lo pronto y en cuanto termine mis trabajos comenzaré mi proyecto de investigación que será una revisión del campo de la CMC, un "estado del arte" y ahí comenzará lo bueno.