martes, agosto 01, 2006

Días de TV

Después de casi un año y medio de no tener televisión, en mi “piso de verano” me he puesto al corriente de las últimas tendencias televisivas para esta época y apunto un par de comentarios al respecto:

El amor en los tiempos de Internet:

Me encontré con un programa llamado: “amor en la red” que me pareció sumamente interesante porque es el primer programa (al menos que yo tenga conciencia) en el que una empresa de Internet patrocina un programa de televisión que a su vez hace una apología bastante clara (y cutre) de la empresa. Básicamente de lo que se trata es de que un chico (o una chica) tiene que escoger, entre 3 participantes del sexo opuesto, a la persona que le resulta más compatible basándose en su perfil. Previamente, se ha llenado un formato que es un “test de compatibilidad” elaborado por Match.com; si la persona que escoge al final, después de desechar a los otros dos “concursantes” (mandarlos a la papelera de reciclaje, así es como se le denomina), es la persona con la que tiene mayor “índice” de compatibilidad (supongo que se refiere a gustos similares y cosas así), los concursantes ganan mil euros, si no, sólo ganan “una pareja”. Además, tiene una pequeña sección que se llama cita rápida en la que 3 hombres y 3 mujeres tienen que escoger, después de pasar un minuto con cada persona (prohibidos los temas serios, es una de las reglas), con quién se quedan. En fin, me resultó por demás interesante (aunque el programa es una verdadera porquería), porque es quizá un segundo paso para “institucionalizar” las relaciones generadas a través de un ordenador. Una última anécdota, en el capítulo de hoy apareció un estudiante mexicano que terminó quedándose con la única española de las 3 participantes (eso si, fue el único que le dio un beso en la boca al final). ¿Inmigrantes en la televisión? (se ve que los españoles están de vacaciones)

Un comentario extra, en otro de esos programas vespertinos (de ese no recuerdo el nombre) en donde había un concurso con 3 parejas para ver cuál de ellas se conocía más entre si, me llamó la atención que una pareja de concursantes era de homosexuales, fue sumamente interesante el ver cómo se besaban y se hacían cariños en la televisión, a final de cuentas, legalmente, al menos en España, los homosexuales gozan de todos los derechos ciudadanos. Parece que la televisión va con los tiempos, lástima que su calidad no esté a la altura.