jueves, noviembre 23, 2006

Despedida

Ayer, en una especie de macabro guiño del destino (y que sinceramente no acabo de comprender, por mucha responsabilidad que pueda tener sobre ello), muchas de las cosas que tenían sentido se quedaron sin alma y sin guía. Por lo tanto, entre muchas otras cosas, voy a dejar de publicar esta enchilada (la dejaré abierta una semana más y luego la borraré).
Como no quiero una discusión pública sobre ello, cerré la posibilidad de hacer comentarios, si alguien quiere apuntar algo, puede hacerlo en mi correo: tesisedgar (arroba) gmail.com. Saludos.
Edgar